Company Name
Testamentos

PARA HACER TESTAMENTO PUBLICO ABIERTO.

El testamento es personalísimo, revocable y libre. En cuanto a su forma existen los Testamentos Ordinarios que pueden ser: PUBLICO ABIERTO, PUBLICO CERRADO, SIMPLIFICADO y OLOGRAFO.

El testamento público cerrado y el testamento ológrafo, son menos convenientes, pues al fallecimiento del testador dichos testamentos deben ser examinados por un juez, ya que no son testamentos perfectos si no se les reconoce como tales judicialmente, en razón de que un juez debe declararlos con validez plena, en tal virtud existe una necesidad ineludible de que el heredero acuda ante un juez para llevar a cabo la tramitación sucesoria.

En tal razón, exceptuando al Testamento Público Abierto, los demás testamentos implican riesgos para dar cumplimiento a la real voluntad del testador y por lo tanto graves riesgos para los herederos, en tanto que el Público Abierto, es perfecto desde que se otorga, en virtud de no requerir ser declarado formal testamento.


EL TESTAMENTO PUBLICO ABIERTO: Este tipo de testamento ha demostrado ser el más seguro y eficaz, es el más usual en nuestro país, debido a que es el único que se hace con toda la asesoría requerida y se otorga ante Notario, además de ser el que brinda mayor seguridad jurídica, tanto para el que lo otorga como para los beneficiarios de éste.

Para hacer este tipo de testamento se requiere que al momento de otorgarlo el testador tenga 16 años cumplidos y disfrute de su cabal juicio. Es fundamental que el testador dicte libremente su voluntad al notario, expresándola en forma clara y terminante. No se requiere de testigos, excepto cuando el testador no sepa o no pueda firmar, sea sordo, ciego, o no sepa o no pueda leer, o cuando el Notario o el testador lo soliciten, casos en los cuales se requiere de la presencia de 2 testigos instrumentales, que en su caso serán llamados por el propio testador. Debe ser otorgado personalmente por el testador, ya que debe contener la voluntad de una sola persona, es decir la del testador. Es esencialmente revocable, lo cual puede hacerse en cualquier momento hasta antes de la muerte, al otorgar uno nuevo se revoca automáticamente el anterior.

En virtud de que el notario debe hacer constar la identidad del testador, éste deberá contar con identificación oficial, en caso apremiante de no contar con ella, el testador comparecerá con dos testigos (idóneos) de identidad.

EL TESTAMENTO PUBLICO SIMPLIFICADO: Se otorga ante notario sin necesidad de testigos, pero a diferencia del Público Abierto, su objeto es limitado ya que sólo puede referirse a ciertos bienes inmuebles destinados o que vayan a destinarse a vivienda, que sean propiedad del testador y éstos se adquieran por regularización, o bien que el valor de los mismos no exceda de 25 veces el SM del D.F., elevado al año; es perfecto pues no requiere ser declarado formal testamento. Si Son varios los copropietarios de un inmueble, todos podrán otorgar este tipo de testamento en el mismo instrumento. (Se recomienda sólo en los casos en que el testador no tenga más bienes).

El Testamento Público Abierto, debe contener las designaciones de: herederos; albacea; y en situaciones específicas legatarios; tutor y por ende curador.

HEREDERO: Es la persona o personas designadas por el testador, que por causa de la muerte de éste, adquiere a título universal todos los bienes en la cantidad que le corresponda de acuerdo a lo especificado por el propio testador. (Es importante que se les designe por su nombre y apellidos -completos-).

LEGATARIO: Un legado es igualmente una institución testamentaria, en la cual el testador transmite a título particular (por causa de muerte). La persona a la que específicamente se le transmite es el LEGATARIO, igualmente se puede referir a un bien, objeto o cosa cierto y determinado, que sean el objeto materia propiamente del legado.

ALBACEA: El testador debe designar un albacea. El albacea es quien cumple con la voluntad del testador, como el ejecutor de la voluntad y disposiciones del testador. Se le considera como un administrador de un patrimonio en liquidación y un auxiliar en la administración de justicia, es decir es el encargado de finiquitar ese patrimonio en liquidación, por lo cual sus funciones se restringen a ello.

Pueden ser albaceas todas aquellas personas mayores de edad que no estén incapacitadas, incluso los propios herederos, (excepto a quienes la Ley se los impida específicamente). Se puede designar uno o varios albaceas, aunque es más recomendable designar sólo uno.

TUTOR: La tutela implica la guarda y custodia de la persona y los bienes del menor o incapaz. El padre y la madre, tienen derecho a nombrar tutor testamentario para sus hijos menores de edad o bien para el que sea incapaz. En su caso, quien sobreviva de los padres ejercerá la patria potestad y el último en morir es quien dejará vigente la designación de la tutela testamentaria para el hijo menor, o bien para el hijo incapaz.

También puede designar un tutor testamentario la persona que herede en su testamento bienes a un incapaz, el cual no este sujeto a patria potestad de nadie. La única función del tutor designado es la de administrar los bienes que le haya dejado el testador al heredero incapaz.

CURADOR: Los que tienen derecho a nombrar tutor testamentario tienen derecho de nombrar un curador. El curador no puede ser el propio tutor, ni tampoco pueden tener parentesco entre sí, ya que el curador es quien defiende los derechos del menor o del incapaz, además de vigilar la conducta del Tutor.
Lic. Enrique Jimenez Lemus
TITULAR
NOTARÍA PÚBLICA